Blogia
fernandosarria

Llega el otoño

 

 

Desisto del verano,

él se ha hundido entre los pliegues de mis sueños

y todo lo que mis manos acarician

guardan el sabor húmedo del otoño.

 

Camino por el parque.

Resuena entre la grava el eco de mi soledad.

El viento se adhiere a mi cuerpo,

trae un sabor preciso a lluvia

y a las primeras hojas que abandonan el placer de la vida.

No tengo más palabras para identificar tu ausencia,

la puerta guarda encendida la luz que tu adiós no supo apagar.

 

Hay olor a multitud entre los divanes de los cines

y allí, desearía esconderme entre las sombras ocres de los demás,

en el oscuro señuelo de cuadros azules y rojos.

Tenderme en lo profundo,

lejos de este parque temático de los recuerdos.

 

Llega el otoño y tú no estás,

como otras veces no has estado,

pero ahora me parece sentir

que el viento se lleva mis palabras y las tuyas

e inunda de olvido y silencio la casa que habito.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Diego de Rivas -

Habemus crónica del 8º, a las puertas del otoño. Gracias y saludos

Lamia -

Tu otoño tiene saber húmedo. El mío hace un ruidito parecido al de las hojas secas cuando caminas despacito sobre ellas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres