Blogia
fernandosarria

Tuvimos

Tuvimos la ciudad entregada

al ritmo indolente de nuestros pasos.

Nadie nos conocía,

y nuestras figuras

eran sombras

que apenas inquietaban.

Toda la ciudad entregada

al sutil resplandor de tu mirada,

como una extensa llanura de milagros.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Fernando -

La ciudad no es el milagro Javier, el milagro somos nosotros, pero muchas veces no nos acordamos..un abrazo

Fernando -

Es quizás eso, nos rodea la gasa sutil de lo inmediato, superfluo y cotidiano y el milagro diario de vivir se nos escapa como el agua de la lluvia por los rincones del alma...un saludo a ti que miras..sabes, que hace tiempo escribía usando mucho lo del hombre que mira?

Javier López Clemente -

La ciudad de los milagros es una novela. En tu caso un poema. Ojalá yo pudiera convertirla en un relato.

Uno que mira -

Y un velo triste de cansancio entre la gente, que de tanto mirar con ojos viejos, se han olvidado de valorar el paraíso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres