Blogia
fernandosarria

Volverá el océano

Volverá el océano

 

Volverá el océano.

Paciente sueño desarbolado

en el fulgor nocturno

de un olvidado faro.

Oscuro azul de penumbra,

sólo el grave sonido de tu cuerpo

hace humedecer mi alma.

De esta soledad se quiebra el día

y el olor de las mareas

cubre mis ojos

como un llanto sin nombre,

mientras mis huellas buscan en la arena

respuestas que la playa no puede darme.

 

*Tomo prestada:) esta imagen de Cambrils desde Pandeoro, de Luisa Miñana

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Fernando -

Gracias Brújula un acicate más...para seguir navegando.

Brújula -

Leer tu poema es sentir como un soplo ruboriza la piel que recubre el alma.
Paz...
Descanso...
Y quizá un olor a esperanza que puede llegarnos con la nueva ola...

Un placer leerte.

Fernando -

La verdad que las respuestas te las tienes que dar a ti mism@, pero el mar sirve para encontrarte..un beso

Alicia 2.0 -

La playa nunca dio muchas respuestas, más bien se las suele llevar :o)

Fernando -

Muy bien gaviota...tu nombre lleva en sus alas el reflejo azulado de las aguas y el salado sabor en el rojo e hiriente pico...un beso marino.

_gaviota_ -

Querida hija, el mar da para tanto, tanto como dicen ybirs y Fernando y mucho mas, el da para soñar o simplemente para relajar una noche de esas locas con anís, siéntate cerca de su orilla (mejor en hora temprana cuando aun no hay nadie) los primeros rayos de sol golpearan tu rostro, relájate y te sentirás trasportada.
Empecé a amar el mar cuando llegue a Valencia, me siento mediterránea.


"mientras mis huellas buscan en la arena

respuestas que la vida no puede darme"






Fernando -

Ybris muy hermoso poema/reflexión, el mar da para tantas cosas que a veces se te agolpan las palabras al ritmo de las olas...un abrazo muy fuerte amigo...me da gusto leerte en todos los blogs.

Ybris -

Ya me había quedado con la foto en la retina cuando la vi en "Pandeoro". Luego se me vino esto:
"Lejanos horizontes en los que te disuelves.
Por ejemplo en el límite del mar
en un crepúsculo grisáceo y solo.
Y en el fondo del alma el gran milagro:
el eco acurrucado de una mirada larga
con la que imaginabas
haber salido fuera de ti mismo."

Efectivamente el mar da para mucho.

Un abrazo.

Fernando -

Desde luego M.M. tienes mucho delito...el mar guarda en sus aguas bastantes respuestas a todos nuestros misterios...

M.M -

Que romántico tu poema. Y aquí con la playa al lado y nunca voy...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres