Blogia
fernandosarria

Cajón de Sastre

Nos vemos en fernandosarria.blogspot.com

Durante bastantes meses he venido manteniendo un blog bifronte. Este en Blogia y su gemelo en Blogger. Mi primer alojamiento fue este de Blogia. Luego, debido a mis días oscuros (aquellos en que unos cuantos -bastantes blogs- se apagaron en Blogia-, abrí el paralelo en Blogger para asegurar la luz. Ahora necesito ahorrar un poco de tiempo. Así que, por lo menos de momento, -ya veremos qué sucede más adelante-, dejo de actualizar este lado del blog bifronte. Nos vemos pues en la dirección que anoto ahora

http://fernandosarria.blogspot.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Silvio Rodriguez...pequeña serenata diurna.

Siempre hay algo por lo que merece la pena ser feliz y pedir perdón.

 





Para una que tiene alma...Andaluces de Jaén

Como hay canciones con las que también se puede llegar a la fuente de los encuentros...besos y abrazos de un amigo.




Palermo

Palermo Palermo  Si viajas a una ciudad y llegas a una plaza octogonal, con cuatro fuentes en las que cada una representa una estación del año, y aparece la figura de una santa patrona que se asienta en la azotea de cada una de las fuentes, y desde esa plaza se enmarcan los setecientos cincuenta metros alrededor que dan pie a las cuatro puertas que abre la ciudad al resto del mundo, uno puede creer que allí, en ese cuadrado de oro, están la razón, el pensamiento  de unos hombres, un gran sentido que la puede hacer navegable, transitable para una persona que viene de lejos.  Pero luego, la realidad se hace palpable señuelo y un caos armonioso y bullanguero convierte el cuadrado en un laberinto siciliano del que apenas serás capaz de asimilar algo en tan poco tiempo como vas a estar en ella. Quizá tengas poder de abstracción y entre la desmembrada ciudad encuentres alguno de sus edificios simbólicos, que son muchos y hermosos, que te seduzcan, y entre las certeras ruinas de un mundo pasado recuperes las flores de la historia, o el más sutil de los helados te haga olvidar que te rodea un hervidero indefinible de personas con las palpitaciones y la voz a muchas más revoluciones que las tuyas. Será Palermo una fruta madura, y entre las miradas oscuras y profundas de sus habitantes y sus trajes de domingo, en las inenarrables bodas diarias con reminiscencias casi póstumas que serpentean ante la mirada del viajero, siempre hay una pregunta, un aroma que no se puede describir con las palabras. Hay que viajar allí y respirar para cuadrar el círculo. 

Acto poético de La Caja Nocturna

Acto poético de La Caja Nocturna

El primer día de mi regreso, después de una presentación poética llevada a cabo por MV en el ámbito cultural de El Corte Inglés con sendos libros de Luis Luna Y Francisco Cenamor recorrimos el Coso Bajo para acudir al siempre recordado “La Vía Láctea” donde los amigos de la Caja Nocturna prepararon un serio y emotivo recital poético.

Esta vez y aunque sólo pude quedarme a la mitad se puede decir que salió redondo y que merecen Eduardo y Diego todo el apoyo tanto de nosotros como de alguna institución.

Oí leer a Diego Palmath, a Octavio Gómez  y a Jesús Jiménez. Me gustaron los tres, pero me emocionó Jesús, quizá porque su poesía este más cercana a mis ideas poéticas.

Larga vida a la Caja Nocturna.

Me voy de vacaciones

Perdón por no haberos atendido como os merecéis...vuelvo pronto, marcho a Italia.



Carmen París canta a Neruda

Aquí la canción...

23 de septiembre treinta y cuatro años sin él.

23 de septiembre treinta y cuatro años sin él.

Poema de Pablo Neruda que murió el 23/9/73

PARA QUE TÚ ME OIGAS...

Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.

Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.

El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban

Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

Silvio Rodriguez...Ojalá

Una de las canciones de mi juventud...en mi caso tenía nombre.

 

 




Para mi madre (Día del Alzheimer)

Para mi madre (Día del Alzheimer)

Deja que el vacío me contemple.
El sueño derrumbado de tus ojos
refleja una mirada que recuerdo.
Encierro entre mis manos
los pájaros del día,
plumas que en la tarde
aligeran el aire
y son ceniza que el viento arrastra.
Perdido en la húmeda arena,
recorro sin transición mi vida
y en el filo de la proxima marea
las huellas de mi paso
serán el venidero olvido
al que me aferro.


  fotografia 2006 Miguel Angel Latorre

El Cronista de la Red 15.0

El Cronista de la Red 15.0
El número-versión 15.0 de El Cronista de la Red ya anda por ahí. Podéis encontrarla en http://www.aragoneria.com/cronista

El contenido de este nuevo número es el siguiente:


- “Los chicos están bien”. I Semana de Poesía Última. Manuel Vilas. (Poesía y ensayo)
- “Relato en blanco y negro”. Roberto Malo. Ilustrado por Chema Lera. (Relato)
- “El retrato”. Mónica Maud (Relato)
- “Second life”. Luisa Miñana. Ilustrado por Chema Lera. (Relato)
- “Son música”. Fernando Sarría y Miguel Angel Latorre. (Fotopoemas)
- “Ostraka”. Anónimo. Fotografías de Miguel Angel Latorre, Jesús Chueca y Pedro A. Martín. (Poesía)
- Sobrenombres nº 9. Dedicado a “José Luis Borau” y “El cine en Zaragoza”. Alfredo Moreno. (Ensayo)
- “Lo visto”. Carlos Manzano (Fotografía)
- “Voladuras”. Chema Lera. (Microrrelato gráfico)
- “Viaje a Birmania”. Marisa Lamarca (Relato ilustrado de viaje)
- “La muerte de Héctor”. Rafa Lobarte (Ensayo)
- “Cabeza”. Miguel Latorre (Escultura)
- “Nuestras palabras”. La sección de Marisa Lamarca
- “Libros en Aragón”: reseñas sobre La marea del tiempo, de Raúl Carlos Maicas, “La victoria del heno” de Marta Navarro y el catálogo de la exposición “El ojo que todo lo ve”
- “Nuevas Miradas”, dibujos del niño Alberto Mestre
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Scorpions "Wind of Change"

Algún cambio sigue trayendo el viento...

 

 






I Encuentro de Literatura Digital, Interliteral

 

 

Los organizadores del I Encuentro de Literatura Digital "Interliteral", que se celebra en Jaén los días 20 y 21 de septiembre, anuncian de este modo, a través del correo electrónico, la inauguración del mismo:
Inauguración oficial del I Encuentro de Literatura digital "Interliteral"

Jaén será, durante los días 20 y 21 de septiembre, centro mundial de la Literatura digital El próximo jueves día 20 de septiembre a las 10.00 horas de la mañana se inaugurará en la Biblioteca Provincial de Jaén el I Encuentro de Literatura Digital "Interliteral" (http://www.interliteral.com/). La inauguración correrá a cargo de la Directora General del Libro y del Patrimonio Bibliográfico y Documental de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Rafaela Valenzuela, que dará paso al desarrollo del Encuentro. A las 11.00 horas intervendrá el escritor Santiago Roncagliolo que, con su conferencia "Historia de un blog", dará posteriormente paso a la profesora Laura Borrás, que presentará su ponencia "La literatura digital: una realidad, sin mitos".

Ver "Programa oficial" Interliteral http://www.interliteral.com/programa/



Acto inauguración "Interliteral" Jueves, 20 septiembre 10.00 horas Biblioteca Provincial Jaén C/ Santo Reino, 1

La evolución de las jornadas se podrá seguir, al parecer, en el blog de Interliteral, ubicado en la propia página web del Encuentro. Los organizadores ya han adelantado ahí el comienzo de las primeras intervenciones.

(Información compartida con Luisa Miñana )

Poema de Pablo Neruda

Poema de Pablo Neruda

Oda a la critica




Yo escribí cinco versos:
uno verde,
otro era un pan redondo,
el tercero una casa levantándose,
el cuarto era un anillo,
el quinto verso era
corto como un relámpago
y al escribirlo
me dejó en la razón su quemadura.

Y bien, los hombres,
las mujeres,
vinieron y tomaron
la sencilla materia,
brizna, viento, fulgor, barro, madera
y con tan poca cosa
construyeron paredes, pisos, sueños.
En una línea de mi poesía
secaron ropa al viento.
Comieron
mis palabras,
las guardaron
junto a la cabecera,
vivieron con un verso,
con la luz que salió de mi costado.
Entonces
llegó un crítico mudo
y otro lleno de lenguas,
y otros, otros llegaron
ciegos o llenos de ojos,
elegantes algunos
como claveles con zapatos rojos,
otros estrictamente
vestidos de cadáveres,
algunos partidarios
del rey y su elevada monarquía,
otros se habían
enredado en la frente
de Marx y pataleaban en su barba,
otros eran ingleses,
y entre todos
se lanzaron
con dientes y cuchillos,
con diccionarios y otras armas negras,
con citas respetables,
se lanzaron
a disputar mi pobre poesía
a las sencillas gentes
que la amaban:
y la hicieron embudos,
la enrollaron,
la sujetaron con cien alfileres,
la cubrieron con polvo de esqueleto,
la llenaron de tinta,
la escupieron con suave
benignidad de gatos,
la destinaron a envolver relojes,
la protegieron y la condenaron,
le arrimaron petróleo,
le dedicaron húmedos tratados,
la cocieron con leche,
le agregaron pequeñas piedrecitas,
fueron borrándole vocales,
fueron matándole
sílabas y suspiros,
la arrugaron e hicieron
un pequeño paquete
que destinaron cuidadosamente
a sus desvanes, a sus cementerios,
luego
se retiraron uno a uno
enfurecidos hasta la locura
porque no fue bastante
popular para ellos
o impregnados de dulce menosprecio
por mi ordinaria falta de tinieblas
se retiraron
todos
y entonces,
otra vez,
junto a mi poesía
volvieron a vivir
mujeres y hombres,
de nuevo hicieron fuego,
construyeron casas,
comieron pan,
se repartieron la luz
y en el amor unieron
relámpago y anillo.
Y ahora,
perdonadme, señores,
que interrumpa este cuento
que les estoy contando
y me vaya a vivir
para siempre
con la gente sencilla.

María Callas

Treinta años sin ella.

 

 

 

Recital en el Eve`s Bayeu

Recital en el Eve`s Bayeu

Hubo un recital poético el otro día en el Eve`s Bayeu y, aunque todo fue demasiado improvisado y la acústica fue deplorable, he de decir que me gustó ver las ganas de los poetas y el interés del publico.

 Cosas a mejorar hay muchas, una bien sencilla: que se hagan fotocopias de los poemas que se van a leer para poder seguirlos mientras los recitan los poetas y un pequeño y breve perfil biográfico de cada uno…pero dejemos que el río fluya y que el entusiasmo y la emoción continúe.




Fotografía: José Antonio Melendo © 2007

Wish you were here

El tiempo no borra los buenos recuerdos...



La voz de Pablo Neruda

La voz de Pablo Neruda en Crepusculariosiglo21
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un regalo de Víctor Juan

Víctor Juan ha leído el post anterior y me ha mandado luego el enlace a un vídeo donde su tocayo, Víctor Jara, canta la canción. Como él dice, sencillo, pura esencia. Mucho mejor que la letra desnuda. Mil gracias.

 

 



Chile en el corazón

Te  Víctor Jara

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontarte con él.

Con él, con él, con él, con él.
Son cinco minutos. La vida es eterna en cinco minutos.
Suena la sirena. De vuelta al trabajo
y tœ caminando lo iluminas todo,
los cinco minutos te hacen florecer.

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada
ibas a encontrarte con él.

Con él, con él, con él, con él.
que partió a la sierra,
que nunca hizo daño. Que partió a la sierra,
y en cinco minutos quedó destrozado.
Suena la sirena, de vuelta al trabajo
muchos no volvieron, tampoco Manuel.

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres