Blogia

fernandosarria

Para mi madre (Día del Alzheimer)

Para mi madre (Día del Alzheimer)

Deja que el vacío me contemple.
El sueño derrumbado de tus ojos
refleja una mirada que recuerdo.
Encierro entre mis manos
los pájaros del día,
plumas que en la tarde
aligeran el aire
y son ceniza que el viento arrastra.
Perdido en la húmeda arena,
recorro sin transición mi vida
y en el filo de la proxima marea
las huellas de mi paso
serán el venidero olvido
al que me aferro.


  fotografia 2006 Miguel Angel Latorre

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Llega el otoño

 

 

Desisto del verano,

él se ha hundido entre los pliegues de mis sueños

y todo lo que mis manos acarician

guardan el sabor húmedo del otoño.

 

Camino por el parque.

Resuena entre la grava el eco de mi soledad.

El viento se adhiere a mi cuerpo,

trae un sabor preciso a lluvia

y a las primeras hojas que abandonan el placer de la vida.

No tengo más palabras para identificar tu ausencia,

la puerta guarda encendida la luz que tu adiós no supo apagar.

 

Hay olor a multitud entre los divanes de los cines

y allí, desearía esconderme entre las sombras ocres de los demás,

en el oscuro señuelo de cuadros azules y rojos.

Tenderme en lo profundo,

lejos de este parque temático de los recuerdos.

 

Llega el otoño y tú no estás,

como otras veces no has estado,

pero ahora me parece sentir

que el viento se lleva mis palabras y las tuyas

e inunda de olvido y silencio la casa que habito.

El Cronista de la Red 15.0

El Cronista de la Red 15.0

El número-versión 15.0 de El Cronista de la Red ya anda por ahí. Podéis encontrarla en http://www.aragoneria.com/cronista

El contenido de este nuevo número es el siguiente:


- “Los chicos están bien”. I Semana de Poesía Última. Manuel Vilas. (Poesía y ensayo)
- “Relato en blanco y negro”. Roberto Malo. Ilustrado por Chema Lera. (Relato)
- “El retrato”. Mónica Maud (Relato)
- “Second life”. Luisa Miñana. Ilustrado por Chema Lera. (Relato)
- “Son música”. Fernando Sarría y Miguel Angel Latorre. (Fotopoemas)
- “Ostraka”. Anónimo. Fotografías de Miguel Angel Latorre, Jesús Chueca y Pedro A. Martín. (Poesía)
- Sobrenombres nº 9. Dedicado a “José Luis Borau” y “El cine en Zaragoza”. Alfredo Moreno. (Ensayo)
- “Lo visto”. Carlos Manzano (Fotografía)
- “Voladuras”. Chema Lera. (Microrrelato gráfico)
- “Viaje a Birmania”. Marisa Lamarca (Relato ilustrado de viaje)
- “La muerte de Héctor”. Rafa Lobarte (Ensayo)
- “Cabeza”. Miguel Latorre (Escultura)
- “Nuestras palabras”. La sección de Marisa Lamarca
- “Libros en Aragón”: reseñas sobre La marea del tiempo, de Raúl Carlos Maicas, “La victoria del heno” de Marta Navarro y el catálogo de la exposición “El ojo que todo lo ve”
- “Nuevas Miradas”, dibujos del niño Alberto Mestre

Scorpions "Wind of Change"

Algún cambio sigue trayendo el viento...

 

 






I Encuentro de Literatura Digital, Interliteral

 

 

Los organizadores del I Encuentro de Literatura Digital "Interliteral", que se celebra en Jaén los días 20 y 21 de septiembre, anuncian de este modo, a través del correo electrónico, la inauguración del mismo:
Inauguración oficial del I Encuentro de Literatura digital "Interliteral"

Jaén será, durante los días 20 y 21 de septiembre, centro mundial de la Literatura digital El próximo jueves día 20 de septiembre a las 10.00 horas de la mañana se inaugurará en la Biblioteca Provincial de Jaén el I Encuentro de Literatura Digital "Interliteral" (http://www.interliteral.com/). La inauguración correrá a cargo de la Directora General del Libro y del Patrimonio Bibliográfico y Documental de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Rafaela Valenzuela, que dará paso al desarrollo del Encuentro. A las 11.00 horas intervendrá el escritor Santiago Roncagliolo que, con su conferencia "Historia de un blog", dará posteriormente paso a la profesora Laura Borrás, que presentará su ponencia "La literatura digital: una realidad, sin mitos".

Ver "Programa oficial" Interliteral http://www.interliteral.com/programa/



Acto inauguración "Interliteral" Jueves, 20 septiembre 10.00 horas Biblioteca Provincial Jaén C/ Santo Reino, 1

La evolución de las jornadas se podrá seguir, al parecer, en el blog de Interliteral, ubicado en la propia página web del Encuentro. Los organizadores ya han adelantado ahí el comienzo de las primeras intervenciones.

(Información compartida con Luisa Miñana )

Poema de Pablo Neruda

Poema de Pablo Neruda

Oda a la critica




Yo escribí cinco versos:
uno verde,
otro era un pan redondo,
el tercero una casa levantándose,
el cuarto era un anillo,
el quinto verso era
corto como un relámpago
y al escribirlo
me dejó en la razón su quemadura.

Y bien, los hombres,
las mujeres,
vinieron y tomaron
la sencilla materia,
brizna, viento, fulgor, barro, madera
y con tan poca cosa
construyeron paredes, pisos, sueños.
En una línea de mi poesía
secaron ropa al viento.
Comieron
mis palabras,
las guardaron
junto a la cabecera,
vivieron con un verso,
con la luz que salió de mi costado.
Entonces
llegó un crítico mudo
y otro lleno de lenguas,
y otros, otros llegaron
ciegos o llenos de ojos,
elegantes algunos
como claveles con zapatos rojos,
otros estrictamente
vestidos de cadáveres,
algunos partidarios
del rey y su elevada monarquía,
otros se habían
enredado en la frente
de Marx y pataleaban en su barba,
otros eran ingleses,
y entre todos
se lanzaron
con dientes y cuchillos,
con diccionarios y otras armas negras,
con citas respetables,
se lanzaron
a disputar mi pobre poesía
a las sencillas gentes
que la amaban:
y la hicieron embudos,
la enrollaron,
la sujetaron con cien alfileres,
la cubrieron con polvo de esqueleto,
la llenaron de tinta,
la escupieron con suave
benignidad de gatos,
la destinaron a envolver relojes,
la protegieron y la condenaron,
le arrimaron petróleo,
le dedicaron húmedos tratados,
la cocieron con leche,
le agregaron pequeñas piedrecitas,
fueron borrándole vocales,
fueron matándole
sílabas y suspiros,
la arrugaron e hicieron
un pequeño paquete
que destinaron cuidadosamente
a sus desvanes, a sus cementerios,
luego
se retiraron uno a uno
enfurecidos hasta la locura
porque no fue bastante
popular para ellos
o impregnados de dulce menosprecio
por mi ordinaria falta de tinieblas
se retiraron
todos
y entonces,
otra vez,
junto a mi poesía
volvieron a vivir
mujeres y hombres,
de nuevo hicieron fuego,
construyeron casas,
comieron pan,
se repartieron la luz
y en el amor unieron
relámpago y anillo.
Y ahora,
perdonadme, señores,
que interrumpa este cuento
que les estoy contando
y me vaya a vivir
para siempre
con la gente sencilla.

Todos los murmullos

Todos los murmullos

 

 

Todos los murmullos de la noche

te dejo junto a la almohada,

esos que apenas se perciben,

los que engendran rincones de viajes olvidados

y relámpagos en el cielo de los sueños.

Ese rumor de mi cuerpo

cuando dibujabas con los dedos en él

una pregunta de oscuro deseo,

o renovabas el sudor de mi castigo

dejándome a la sombra de la pasión.

 

Y sentirás el alivio de tus dedos

recreando el frenesí de tu soledad,

pero de mi sólo te quedará la fragancia,

la marca inerte

que mi piel abandono en tu cama.

Noches de hotel

Noches de hotel

 

 

Hay noches que guardan la simiente del deseo.

En sus aledaños cruzan las palabras como susurros

y la piel se eriza, expectante y deseosa

ante el cosquilleo de la sangre

y el sabor arenoso de la boca.

Todo se transforma. El cuerpo es agua recogida

entre las manos ardientes del amante

y la humedad de los labios dibuja interrogantes

que en la mañana apenas podrá recordar.

En la habitación del hotel, los muebles silenciosos

son los arrabales donde respirar

y alargar en el humo de un cigarrillo

la penumbra en que la noche habita.

Ella duerme y tú, tranquilo, recoges,

admirando su cuerpo desnudo,

los últimos vestigios de la pasión.

María Callas

Treinta años sin ella.

 

 

 

Recital en el Eve`s Bayeu

Recital en el Eve`s Bayeu



Hubo un recital poético el otro día en el Eve`s Bayeu y, aunque todo fue demasiado improvisado y la acústica fue deplorable, he de decir que me gustó ver las ganas de los poetas y el interés del publico.

 Cosas a mejorar hay muchas, una bien sencilla: que se hagan fotocopias de los poemas que se van a leer para poder seguirlos mientras los recitan los poetas y un pequeño y breve perfil biográfico de cada uno…pero dejemos que el río fluya y que el entusiasmo y la emoción continúe.




Fotografía: José Antonio Melendo © 2007

Wish you were here

El tiempo no borra los buenos recuerdos...



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Los silencios

Siempre nos redimen los silencios.

Por cada uno que saboreamos

con el gusto áureo que deja la consciencia,

una luz se desgarra,

allí, entre los ojos,

bordeando la retina,

pendiente del resplandor

de la otra mirada.


Lastima saber tanto de silencios.

La voz de Pablo Neruda

La voz de Pablo Neruda en Crepusculariosiglo21

Estar solo

No sé cuantas veces hemos de desnudar el fracaso.

La aparente derrota ante lo cotidiano

reabre las compuertas de la niebla.

Es posible que todo tenga que ver

con la imprescindible necesidad de respirar

el aroma a bosque de tu pelo

en la madrugada de cualquier día,

cuando dormida junto a mi,

llenas con su fragancia la alcoba,

mientras yo sostengo,

en el desierto de las horas,

todas las fuentes del amanecer.


Pero tú no estás.


Estoy solo en este final de verano.


Algo me dice que la sensación de soledad atrae la lluvia,

y nada de lo que me vaya conduciendo al mediodía

dejará de tener el sabor provisional

que tienen las cosas cuando tú te has ido.
     

A veces los poemas vienen por caminos trazados por otros…este va dedicado a Javier López Clemente.


Despierta

 

 

Despierta la tormenta los jazmines

y me traen la fragancia de un recuerdo.

El olvido sólo se llevo su nombre

pero el olor de su cuerpo

siempre me espera tras la lluvia.

Un regalo de Víctor Juan

Víctor Juan ha leído el post anterior y me ha mandado luego el enlace a un vídeo donde su tocayo, Víctor Jara, canta la canción. Como él dice, sencillo, pura esencia. Mucho mejor que la letra desnuda. Mil gracias.

 

 



Chile en el corazón

Te  Víctor Jara

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontarte con él.

Con él, con él, con él, con él.
Son cinco minutos. La vida es eterna en cinco minutos.
Suena la sirena. De vuelta al trabajo
y tœ caminando lo iluminas todo,
los cinco minutos te hacen florecer.

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada
ibas a encontrarte con él.

Con él, con él, con él, con él.
que partió a la sierra,
que nunca hizo daño. Que partió a la sierra,
y en cinco minutos quedó destrozado.
Suena la sirena, de vuelta al trabajo
muchos no volvieron, tampoco Manuel.

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

 


Acuarela

 

 

Desayuno en el fulgor de la casualidad.

Se abren las ventanas y entra el deshielo de la mañana

trayendo a racimos el néctar de un olvido,

un guarismo más del tiempo,

un poco de esa noche en que nada nos despierta

salvo el aroma de la felicidad.

Carraspea el viento y me nombra,

tiene la intención de recuperar todo lo que le robe ayer,

el verde resplandor de las últimas hojas del verano

y el dorado amaranto en que se consumió el  crepúsculo

que rodeaba tu cuerpo.

Nada es imprescindible para mis ojos.

Nada es necesario para mi boca,

-aunque sentir el sabor de tu piel

mientras te recorro con mis labios sea algo especial-.

Pero no puedo devolver,

ni siquiera al rey de los vientos,

el fundamento que desharía mi acuarela

en la que tú fuiste la figura que centró la noche.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Contumelia

Oprobio, injuria u ofensa dicha a una persona en su cara. En Chile y Perú, golpearlo con rudeza. (R.A.E.)

Aunque ésto no es poesía....

Integración, ¿que integración? (Lamima)

 

Esta semana comienza el colegio también para Ainhoa.

Para cualquier niño es un momento muy importante: en el caso de un niño con una discapacidad creo que no es difícil comprender que lo es todavía más, así que hemos intentado poner el máximo cuidado para que todo vaya sobre ruedas (ya hablé de ello  aquí y aquí) y para que su incorporación sea lo más fácil y adecuada posible.

Durante el curso pasado, y por recomendación del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS),  Ainhoa asistió a una Escuela Infantil Municipal con una plaza de integración valorada por ese organismo.

A lo largo de esos nueve meses hubo un seguimiento de su adaptación y un trabajo estupendo para identificar sus necesidades específicas por parte del Equipo de Atención Temprana 1 del Departamento de Educación de DGA.

De todo ese trabajo, en el que me permitieron colaborar de forma muy activa, surgió un informe psicopedagógico en el que se detalla minuciosamente como es y como está mi hija y cuya conclusión es clara: en base a su diagnóstico médico y a los resultados de su evaluación, se recomienda su escolarización en la modalidad de integración durante el curso 2007/2008 con las recomendaciones de apoyos personales y materiales oportunas, que son convenientemente detalladas en el mismo.

Con este documento en la mano y con el aviso expreso a un centro público de Educación Especial en el que realizan también adaptaciones externas de equipamientos (no olvidemos que Ainhoa es muy pequeñita: necesita de forma imprescindible, sobre todo para su autonomía, unas  adaptaciones mínimas en su silla y en el cuarto de baño)  andaba yo, allá por el mes de mayo, completamente segura de que su incorporación a la escuela iba a ser un éxito e, incluso, que estábamos facilitando la tarea al colegio.  

Eso sí, como conozco el centro (mi hijo mayor estudia allí) y sus particularidades, creí oportuno advertir, ya en junio, al director que convendría que tuviesen el cuidado de colocarla en una clase que fuese a tener (al menos previsiblemente, claro) el mismo maestro/a durante todo el ciclo de primaria. De todos es sabido la importancia y los beneficios que para un niño tiene esa continuidad: no es difícil comprender que aún más en el caso de un niño con discapacidad que tiene unas necesidades educativas especiales.  Ainhoa necesita la misma maestra en Infantil todo el tiempo porque es una ayuda notable para afirmar su seguridad, su confianza, su bienestar con el grupo. Entiendo pues que menos que ningún otro niño tiene que estar sujeta a los vaivenes de los cambios en esa figura fundamental

En su centro hay cuatro aulas en 1º de infantil y tres de ellas tienen profesora con plaza fija: yo sabía ya entonces que para ese curso solo había dos niñas con plaza de integración y no me parecía descabellada, ni mucho menos inapropiada, esta prudencia. (Mi hijo tuvo 5 profesoras diferentes en ese ciclo. Mala suerte). Desde luego era totalmente factible, o al menos eso pensaba yo.

Me permití incluso la libertad de advertirles que, en lo que respecta a las adaptaciones escolares, tuviesen en cuenta que la otra plaza de integración necesitaba exactamente lo mismo que Ainhoa: una sillita conveniente y un baño que poder utilizar a pesar de su baja estatura (por circunstancias que no vienen al caso yo tenía alguna información de las necesidades de la otra niña). Me pareció incluso una suerte que ese esfuerzo de acondicionar un baño sirviese a más de un niño y así se lo hice saber al orientador del centro en una reunión general de padres que convocó el colegio a finales de junio.

Bueno, pues ha llegado septiembre, y el martes día 11 mi hija comenzará su escolarización en la única aula de su ciclo que no tiene profesora fija asignada, sin silla adaptada, sin baño adaptado y separada por un largo pasillo de la otra niña que lo necesita y con la que podría compartirlo.

Su profesora, la interina, fue informada de la naturaleza de la integración de la que debía hacerse cargo el martes día 4 cuando yo personalmente le di un folleto que la Fundación Alpe nos hizo llegar para entregar en los colegios.  

El jueves pasado, en la cita para entregar material, estuve más de media hora charlando con ella y poniéndola en antecedentes sobre las circunstancias y necesidades específicas de un niño como mi hija y creo que al final de ese día le pudo llegar por el "conducto reglamentario" el informe del que os he hablado. Justos; no sé a qué estaban esperando.

Creo que queda bastante claro el motivo de mi disgusto que, por cierto, es doble.

Por un lado la falta de sensibilidad y atención por parte del colegio: nadie se ha interesado por conocer las necesidades de cada niño que acude al colegio con una plaza de integración ¡incluso estando claramente identificadas! (demonios: además nos conocen perfectamente. Tienen nuestro teléfono: ¿era tan complicado llamarnos? ¿acaso no es conveniente conocer el informe que ha valorado esa plaza como "de integración" para tener en cuenta sus circunstancias?, entonces ¿para que ese informe?... Se ha hecho el reparto de los grupos sin atender a las necesidades de estas dos niñas y, en esa ignorancia, se las ha ubicado de la peor forma posible. No me parece profesional, ni adecuado.

¿Esto es siempre así?, porque, como dice el dicho, para este viaje no hacían falta alforjas.

Si se iban a limitar a organizar los grupos por orden alfabético, retocarlos para que no haya mas chicos que chicas o viceversa, procurar que no cumplan los años todos en el mismo mes... y luego que elijan los profesores por orden de antigüedad (es decir de una forma absolutamente subjetiva) no eran necesarios informes, ni advertencias,  ni todo ese trabajo previo que nos hemos tomado.

  • - No te preocupes Inma, el año que viene yo estaré dispuesto a volver a explicar a su nueva profesora lo que haga falta...

Esto me decía el viernes, por teléfono, el coordinador del centro. ¿Otra vez? ¿por qué si con una vez era suficiente para tres años? ¿volveremos a valorarla?... como contribuyente me ofende despilfarrar de esta manera los recursos.

A este señor le pagan por eso, si, pero ¿por qué ha de explicar lo mismo tres veces si era infinitamente sencillo hacerlo una sola...y basta? Porque lo peor de todo es que, visto el fiasco, costaba muy poco rectificar, mejor dicho: no costaba nada. Pero claro, eso supone reconocer un error... y de eso ni hablar.

Mi conversación con el director, el martes pasado, fue increíble. La pena es que, tonta de mí, no puse en marcha el móvil para grabar íntegra alguna de sus frases: desde luego él sí tomó cumplida nota de alguna de mis observaciones en su agenda (me resulta hasta de mala educación cuando lo pienso)... es lo que tiene tener tablas en esto de las reclamaciones. Yo soy una pardilla.

Según su criterio, y aquí espero poder expresarme evitando todas las tripas que el asunto me merece, soy una madre histérica pretendiendo hacer a mi hija más diferente de lo que es. ¿En que lugar está escrito que una niña con acondroplasia necesite el mismo profesor durante el ciclo de infantil? (¿en el sentido común?, digo yo) y desde luego no entiende de donde me he sacado que una cosa así es positiva para un niño.

La vida es cambio, cosas nuevas me repitió en varias ocasiones y ante mis lágrimas de impotencia se limitó a decirme con tono afectado: ya sé que vuestra familia lo debe estar pasando mal después de "lo de la niña". Me voy a reservar la consideración que me merece esta actitud, máxime en una persona de su posición que no tiene NI IDEA (porque ni se ha molestado en tenerla) de cómo mi familia ha asumido la llegada a casa de Ainhoa.

Según su criterio se actuó de forma correcta y entiende por mi parte muy mala fe si insinúo que las profesoras titulares han querido evitarse problemas, o que se ha hecho la adjudicación sin la atención que el tema merece. Por lo visto no es necesario consultar previamente esos informes de integración. Si hay que tener alguna precaución previa pues ¡sobre la marcha oye!, así se va dilapidando el dinero público sin control.

Claro que hay que entender que se acaban de incorporar: en una semana han de poner todo en marcha y no puede ser... ¿no puede ser?, ¡pues que empiecen antes! ¿no? Parece que a nadie se le ha ocurrido algo así y es lo lógico... ¿o acaso es mejor ir poniendo parches durante el curso a algunos desmanes? En fin, mejor no sigo.

Solo me queda el consuelo de que la maestra (porque esta sí parece una maestra) que le ha tocado parecía interesadísima en colaborar, razonable y con los ojos bien abiertos para aprender. Le di toda la información que pude en ese rato pero no me cabe la menor duda de que seguiremos en contacto y de que pondrá mucho de su parte para que todo funcione (se ofrecía incluso a subirla en brazos a la planta de arriba cuando hiciese falta...)

Ni se te ocurra! le espeté, no seas tú quien la haga más diferente

- Ah, ya te entiendo - me dijo humilde- no se trata de eso. Subiremos todos en el ascensor.

Probablemente haya quien, si ha sido capaz de leer todo este rollo, piense que realmente soy la madre hiperprotectora que el director describía. No lo sé.

Lo cierto es que intento ser objetiva, utilizar el sentido común, y este me dice por el momento que hubiese sido especialmente útil que una profesora estuviese con mi hija, acondroplásica, todo el ciclo de infantil. De esta forma seguramente en un año, por ejemplo, hubiese superado la habitual tendencia a sobreproteger a una niña que, por ser más bajita, parece más pequeña que los demás y hubiese encontrado el límite exacto de las ayudas que necesita,. De esta forma habré de confiar en que las profesoras que le asignen los años posteriores aprendan rápido.

En cuanto a la adaptación del cuarto de baño para estas dos niñas: o adaptan dos inodoros en el colegio, o tendremos a una auxiliar recorriendo todo el día, para atenderlas, el largo pasillo que separa las clases donde las han ubicado (lo que podía haberse evitado fácilmente: hay dos clases muy próximas), sólo por no reconocer que hemos metido la pata. Aunque en este punto me queda la duda de que se ponga remedio: igual era esto lo que el director se estaba apuntando.

Empezamos mal, que diría aquel. Yo peor que mal. Sin dudarlo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres