Blogia
fernandosarria

Palermo

Palermo Palermo  Si viajas a una ciudad y llegas a una plaza octogonal, con cuatro fuentes en las que cada una representa una estación del año, y aparece la figura de una santa patrona que se asienta en la azotea de cada una de las fuentes, y desde esa plaza se enmarcan los setecientos cincuenta metros alrededor que dan pie a las cuatro puertas que abre la ciudad al resto del mundo, uno puede creer que allí, en ese cuadrado de oro, están la razón, el pensamiento  de unos hombres, un gran sentido que la puede hacer navegable, transitable para una persona que viene de lejos.  Pero luego, la realidad se hace palpable señuelo y un caos armonioso y bullanguero convierte el cuadrado en un laberinto siciliano del que apenas serás capaz de asimilar algo en tan poco tiempo como vas a estar en ella. Quizá tengas poder de abstracción y entre la desmembrada ciudad encuentres alguno de sus edificios simbólicos, que son muchos y hermosos, que te seduzcan, y entre las certeras ruinas de un mundo pasado recuperes las flores de la historia, o el más sutil de los helados te haga olvidar que te rodea un hervidero indefinible de personas con las palpitaciones y la voz a muchas más revoluciones que las tuyas. Será Palermo una fruta madura, y entre las miradas oscuras y profundas de sus habitantes y sus trajes de domingo, en las inenarrables bodas diarias con reminiscencias casi póstumas que serpentean ante la mirada del viajero, siempre hay una pregunta, un aroma que no se puede describir con las palabras. Hay que viajar allí y respirar para cuadrar el círculo. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Rosario Castro -

Llegue a Palermo, despues de recorrer un poco de Sicilia y me encanto, me pasee por sus calles a las dos de la madrugada, embriagada del concierto que Franco Battiato dio en el Teatro di Verdura y me parecio una ciudad bellisima, vieja en muchos rincones y muy magica, como toda la isla, lugar al que sin duda volvere, ya queria volver y aun no me habia marchado, Sicilia esta en mi piel y en mi vida, con un sentimiento que Battiato me transmitio la primera vez que le escuche y me enamoro de su mundo.

BESOS
ROSARIO

isabelbarcelo -

Estoy deseando visitar Sicilia, una isla maravillosa, según todas las crónica. Tus palabras aún me estimulan más. Espero poder ir allí pronto y disfrutarla. Besotes.

Entrenomadas -

Yo tengo una relación de amor y odio con la ciudad, siempre he ido en enero, cuando la ciudad está libre de turistas y se muestras tal como es, descarnada y bella.
Tiene lugares especiales y el que tú mencionas es uno de ellos, es como formar parte de una joya. Aunque otros no lo son tanto y cuando te alejas casi sientes alivio. Así es Palermo, compleja y caótica. Al menos así lo percibo yo.
En fin, espero que nos pongas fotos de vez en cuando.
Besitos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres